Guerra

0
52

Por: Dr. Antonio González González…

 Guerra, guerra sin tregua al que intente…

No, no me refiero a la guerra electoral que está por iniciarse, me refiero a la guerra que si cobra vidas, a la guerra que estamos perdiendo sin apenas luchar.

Guerra a nuestro más grande y real enemigo del momento: el COVID-19, Un enemigo que no da tregua, sin reglas, sin honor, que no avisa al atacar, un enemigo implacable, que asesina sin piedad.

Ese enemigo que hemos pretendido ignorar, que retamos desprotegiéndonos y desprotegiendo a los nuestros con la ridícula negativa a cumplir con las recomendaciones sanitarias.

Usando cubrebocas, cuidando la sana distancia y manteniendo limpias nuestras manos, es la manera más efectiva, hasta ahora, para vencerlo.

Nadie nos vendrá a salvar, la solución está en nuestras manos. No es la vacuna, no son los remedios caseros o el médico, es el respeto, la disciplina, el cumplimiento de las reglas sanitarias.

Veamos la política electoral, como política electoral; la salud, como problema de salud; la educación, como asunto de educación y la vida, como cosa de vida. Vencer al COVID 19 es cuestión de salud y vida, no asunto político.

Existe un efectivo veneno para hormigas que se espolvorea a la entrada del hormiguero o cualquier lugar por donde pasen, para que cada hormiga lleve veneno al interior de su hormiguero para así extinguir toda la colonia.

La hormiga no sabe que lleva en sus patas la muerte a los suyos, pero nosotros sí sabemos que podemos llevarles el coronavirus y la posible muerte si no nos cuidamos.

Este es un asunto de salud, de vida, se insiste.

Por lo anterior, es obligado decidir: o asumimos ahora nuestra responsabilidad, o continuaremos sufriendo la partida de seres queridos.

No es mi idea sermonear o hacerle la vida de cuadritos a alguien, es invitar a salvar vidas, a salvar, en primer término, la propia y la de nuestros seres más queridos.

Nuestra nación necesita de cada uno de nosotros, porque juntos la encumbraremos cuando decidamos unirnos para ello.

Y es tiempo de iniciar la tarea.

Por un México digno y unido.

Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here