Alianzas sin candidatos

0
153

Partamos de la tesis política-electoral que no tiene pierde: no puede haber alianzas sin candidatos, sin saber quienes decidirán las candidaturas ni quienes dictarán las reglas del juego electoral en los partidos políticos federales o “nacionales”.

En Sinaloa, los políticos juegan con su propia bitácora, con la construcción de imaginarios y el desplazamiento de encuestas digitales, sin saber quién puede pactar con quién y por qué y sin tener idea de cuáles serían las características que debe acorazar una alianza política ganadora.

Los más “colmilludos” o con más conocimiento de lo que ocurre en las entrañas de los partidos en los que militan, alzan la mano exigiendo el bistec para ver si tocan una torta o bien amenazan con desertar y llevarse «a su gente” para forzar el no desprendimiento.

En las desvencijadas estructuras de las delegaciones de los partidos nacionales hay quienes se disfrazan de generales sin ejércitos ni soldados y se colocan en el escaparate del piso de remate electoral, en espera de las mejores ofertas de tirios y troyanos.

Sobresale en el cuadro electoral, el Partido Sinaloense, de Héctor Melesio Cuén Ojeda, quien con un real diagnóstico “de lo accidentado” del escenario, no decide todavía si irá solo o en alianza al proceso electoral del 2021.

Partidos muy bien partidos 

Al asunto de las coaliciones hay que meterle matemáticas para saber su rentabilidad, pero sin candidato las sumas, multiplicaciones y las restas corren el riesgo de adquirir el rango de “cuentas mochas”.

El 6 de junio de 2021 la ciudadanía elegirá al gobernador de Sinaloa, al personaje que relevará a Quirino Ordaz Coppel, a 18 alcaldes, 24 diputados locales y 7 diputados federales. En el proceso se incluirán regidores y síndicos procuradores.

La alianza anunciada entre Morena-PVEM-PT no es garantía de triunfo. El Verde y el del Trabajo “no pintan”. En esta alianza Morena se llevaría la mayoría de las posiciones.

Pero, que conste, no hay todavía candidato en este frente. Por Morena se disputan la posición Guillermo -El Químico-Benítez, alcalde de Mazatlán y los senadores Rubén Rocha Moya e Imelda Castro. En el hándicap aparece también el superdelegado Jaime Montes y el Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Raúl de Jesús Elenes Angulo. En las canchas del PT y Morena toca la pelota Gerardo Vargas Landeros, ex secretario general de Gobierno.

En la alianza PRI-PAN-PRD-MC sobresale la fuerza “Puro Sinaloa”. Si la coalición se concretiza, no está identificado aún el personaje que garantice que no se registrará una masiva desbandada que trastoque el proyecto electoral.

Si se empaqueta a toda la oposición obradorista en un solo bloque la competencia sería entonces entre tres, con el PAS con amplias posibilidades de victoria electoral, y el PES quitándole votos al que se deje para lograr el 3 por ciento de los sufragios para conservar su registro.

¿Contra quién es la disputa electoral? 

Morena-PVEM-PT tiene claro contra quien van en busca del triunfo electoral. La pelea será contra Quirino Ordaz Coppel y todo lo que huela a PRI y a los ex gobernadores tricolores para poder conquistar simpatías y votos. PRI-PAN-PRD-MC tendrían una plataforma ambivalente: irían contra el presidente Andrés Manuel López Obrador y ofrecerían alternativas para atacar los problemas que el gobierno de Quirino Ordaz y Congreso local actual no han logrado resolver.

Con el ruido de las alianzas y las disputas por las candidaturas, no se sabe si los partidos políticos nacionales entienden el hartazgo de la ciudadanía con el sistema político actual y si ya levantaron o no un estudio a fondo para conocer el estado emocional de la población de cara a la pandemia para diagnosticar contra quien o a favor de quien ejercerá su voto.

La realidad es que no hay nada para nadie. Los aspirantes a cargos de elección popular de los partidos “nacionales” que se hacen llamar candidatos, están prendidos de imaginarios, de falsas encuestas y de las plataformas digitales, ajenos a la ira social desencadenada por los malos gobiernos, por la indiferencia ante la pandemia y por azote de la inseguridad, la criminalidad y la corrupción.

Lo peor es que en el escenario electoral brotan como esporas en época de lluvias los generales sin ningún ejército electoral….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here