Aguascalientes.-En la última década, la industria militar en México ha tejido alianzas entre empresas del sector privado y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con la finalidad de terminar con la dependencia armamentistade otros países que le venden al gobierno mexicano, la tecnología para los vehículos blindados que son utilizados actualmente en labores de seguridad.

Drones, cámaras de video de alta calidad, vehículos de blindaje ligero y resistente con lo último en tecnología, es parte de lo que tienen las fuerzas armadas en su lucha contra el crimen organizado en México.

No es un secreto que diversas empresas mexicanas dedicadas a la industria militar, hayan comenzado el ensamble de vehículos comerciales y de unidades tácticas, utilizadas por las fuerzas armadas y cuerpos de policía para labores de seguridad.

La alianza entre IBN Industrias Militares y la Secretaría de la Defensa Nacional, han comenzado a dar frutos en nuevas tecnologías, aplicadas en los vehículos tácticos denominados “Stormer”.

En entrevista con Excélsior, Arturo Ávila Anaya, presidente de IBN Industrias Militares, aseguró que el “Stormer” es un vehículo que tiene un contenido de transferencia de tecnología muy importante israelita, pero además este vehículo pesa mucho menos que cualquier competidor en el mundo.

Las características de este vehículo táctico “SandCat Stormer” o “Kitam”, son la de tener un peso de 7 toneladas, tracción 4×4, blindaje de polímero, velocidad máxima 130 kilómetros por hora, frenado completo en 3 metros, dirección hidráulica, radares de control, bloqueadores de señal, cámaras panorámicas 360 grados y electro-ópticas con sistemas telescópicos, drones aéreos no tripulados, tecnología israelita.

“Es un prototipo que se utilizó para transferirle tecnología a un ejército y este ejército va a poder desarrollar después de la transferencia de tecnología su propio vehículo con su propia relación de proveedores de integración nacional, utilizando los estándares más altos de resistencia balística mundial”, aseguró el presidente de IBN Industrias Militares, Arturo Ávila Anaya.

Esta unidad, prototipo fabricado en el estado de Aguascalientes, cuyo diseño es exclusivo de la Secretaría de la Defensa Nacional con tecnología israelita, se podrá ensamblar dentro de los talleres de la institución.

“El vehículo es también un proyecto que es 100% de la Sedena, ellos son dueños del proyecto. Esto quiere decir que no tendrán dependencia de ninguna empresa en el mundo; ni siquiera de nosotros, transferimos el conocimiento y podrán producir su vehículo de aquí para adelante”, señaló Ávila Anaya.

La investigación dentro de la industria militar, ha llevado al ensamble de un nuevo vehículo ligero, blindaje resistente, diseñado con tecnología 100% mexicana, que puede ayudar a las autoridades de los tres niveles de gobierno en su lucha contra diversos delitos, como el robo de combustible.

El diseño del vehículo blindado denominado “Yagu”, es una unidad pequeña para tres ocupantes con una resistencia balística, sistema de cámaras, incluye drones, manejo a control remoto, arma calibre 0.50, fuente de carga eléctrica, tracción 4×4, blindaje resistente.

La operatividad que logra este vehículo que aún no ha sido dado a las Fuerzas Armadas ni corporaciones policiacas del país, puede apoyar de manera drástica los operativos contra algunos ilícitos como la sustracción de combustible en zonas donde no pueden entrar las unidades convencionales.

Para el presidente de IBN Industrias Militares, Arturo Ávila Anaya, el diseño de este vehículo con blindaje de polímero resistente, puede entrar en accesos estrechos, ríos, incluyendo los caminos donde se encuentran los ductos de Pemex.

“El vehículo tiene una capacidad de operación espectacular, se puede meter en donde sea, incluso en vías de tren, en los lugares donde hay ductos de Pemex, por ejemplo, y puede andar en cualquier terreno. Hoy una de las limitaciones, es que los vehículos no pueden entrar en donde están básicamente las tomas clandestinas de Pemex”.

El trabajo de científicos e ingenieros mexicanos, ha llevado a revolucionar el blindaje con la mezcla de diversos polímeros que han creado un polietileno balístico, cinco veces menor en peso y más resistente que el acero balístico, capaz de resistir descargas de Barret calibre 50.

“Es un vehículo que puede ser militar, puede ser utilizado por la policía, usado incluso por instituciones público-privadas para la lucha contra los huachicoleros, por ejemplo. Es un vehículo multimodalidad, se puede utilizar en la arena, en el desierto, en cualquier zona boscosa, es un 4 x 4. Se puede meter a ríos o pasar sobre rocas”, finalizó Ávila Anaya.

Con información de Excélsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here