Estado de México.- Un niño de cinco años de edad murió en un hospital luego de ser impactado en la cabeza por una bala perdida en Cuautitlán Izcalli la madrugada del 1 de enero. Tras el hecho, los papás del menor decidieron donar los órganos del niño.

El hecho ocurrió en la colonia Ejidal San Isidro, de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, justo cuando la familia del menor se encontraba festejando el Año Nuevo.

El niño se encontraba dormido en una silla, de repente se escuchó un ruido y comenzó a sangrar de la cabeza.

Los familiares llevaron al menor de inmediato a la clínica del IMSS de la Quebrada, trasladándolo luego a un hospital en Lomas Verdes, para después ser canalizado al Centro Médico Siglo XXI de la Ciudad de México, donde murió por las heridas.

Vicente, el padre del menor muerto, señaló que la familia decidió donar los órganos para salvar las vidas de otras personas.

“Mi hijo es candidato y creo que él hubiera seguido ayudando a la gente, como lo hizo cuando podía. Ayudaba a todos. Vamos a hacer la donación de uno de sus órganos y espero que también tomen conciencia sobre de eso, para ayudar a mucha gente. Mi hijo va a hacer feliz a dos niños y es algo que a él le gustaba, ayudar a la gente y hacer feliz a los demás”, apuntó.

El papá pidió a la ciudadanía hacer conciencia y evitar hacer disparos al aire libre.

“Un estúpido, un imprudente disparó a mi hijo (…) Me gustaría que tomen conciencia sobre esa estupidez, ese tipo de cosa. No trae un beneficio, al contrario. Trae mucha tristeza, acaban de destruir una familia, tan amorosa, tan llena de vida al llevarse a mi pequeño”, apuntó.

Con información de El Universal y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here