Guasave, Sin.- El banderazo programado para la sindicatura El Burrión que encabezó la presidenta municipal Aurelia Leal López, en el que se dio por iniciado los trabajos para obras de pavimentación y otras acciones de gobierno en el que se invertirán poco más de 9.6 millones de pesos, terminó entre gritos y descalificaciones a la regidora Martha Dagnino a quien acusan de dividir a la población.

Al llegar a El Burrión ya se sabía que habría reclamos. Mujeres llevaban pancartas en donde exigían votación para elegir a quienes estarán al frente del Comité.

“Presidenta, queremos que nos escuche y ponga orden a la regidora Martha Dagnino”; “Presidenta escuche al pueblo de El Burrión no solo a la regidora”, se leía en las pancartas.

En un carro semiabandonado en un taller mecánico se alcanzaba a leer: “Sobra de piques políticos”.

Luego en las participaciones la alcaldesa Aurelia Leal López, en un discurso de menos de cuatro minutos abrió diciendo que su gobierno venía a unificar, no a dividir, que diferencias y necesidades deben estar fijadas en el bien común de los pueblos.

«Si nosotros mezclamos cuestiones políticas en los beneficios del pueblo, ese pueblo está resignado a la marginación, este gobierno, independientemente de colores viene a ayudar», decía la presidenta.

Luego, anunciaba que esta semana vendría el gobernador y pidió que no los dividieran las cuestiones políticas, sino las necesidades del pueblo.

Enseguida una vecina de El Burrión, que se identificó como Enriqueta Flores y que más tarde se supo era madre de Felipe Camacho, dirigente del PRI, intentó tomar el micrófono, pero el equipo de sonido fue desconectado.

Eso no impidió para que la señora conversara con la presidenta e incluso hasta un abrazo se dieron. Acusaciones eran para la edil Martha Dagnino, a quienes las embravecidas mujeres gritaban “¡Fuera, fuera, fuera!”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí