Brasil.-El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, fue aplaudido este martes por los congresistas cuando proclamó su apego a la constitución que organizó la vida política del país tras el fin de la dictadura militar (1964-85), de la cual se proclama un admirador convicto.

«En democracia, un solo norte: el de nuestra constitución», declaró el excapitán del ejército en una sesión de conmemoración del 30 aniversario de la Constitución de 1988.

Bolsonaro fue invitado a tomar la palabra en esa ceremonia, en presencia del presidente saliente Michel Temer, de los jefes de la Cámara de Diputados, del Senado y del Supremo Tribunal Federal (STF).

En su breve alocución, de 140 palabras, invocó cuatro veces a Dios, una de ellas para retomar su lema de campaña: «Brasil por encima de todo y Dios por encima de todos».

En otra, le agradeció por haber «salvado» su vida, tras la puñalada en el abdomen que recibió en un mitin el 6 de septiembre.

Bolsonaro se vio obligado durante la campaña a desautorizar a su compañero de fórmula, el general retirado Hamilton Mourao, quien había adelantado la idea de redactar una nueva constitución con un consejo de notables, prescindiendo del Congreso y de los electores.

«Nunca podrá admitir una nueva constituyente, incluso por carecer de poderes para ello. Si estamos participando en una elección, es porque creemos en el voto popular y seremos esclavos de la constitución», dijo el 8 de octubre el entonces candidato del Partido Social Liberal (PSL), elegido veinte días más tarde en balotaje con 55% de los votos frente a 45% para el izquierdista Fernando Haddad.

El propio Bolsonaro tiene un historial de cuestionamientos a las libertades cívicas. En junio de 2016, afirmó que «el error de la dictadura fue torturar y no matar».

El presidente electo, que asumirá el cargo el 1º de enero, llegó por la mañana a Brasilia, para iniciar la transición. El miércoles, se reunirá con Temer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here