Bolivia.- El presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Manolo Pichardo, condenó este lunes lo que consideró como un “golpe de Estado” consumado este domingo en Bolivia contra el mandatario de ese país, Evo Morales.

En declaraciones a Efe, Pichardo señaló que, a juicio de la organización que preside, “en Bolivia hubo un golpe de Estado, porque lo que planteó el proceso electoral podría haberse resuelto de dos maneras”, ya fuera yendo a una segunda vuelta o convocando nuevas elecciones.

Sin embargo, “hubo toda una trama que se estuvo gestando desde antes del proceso electoral para salir del Gobierno de Evo Morales, así como se ha salido de otros Gobiernos de corte progresista en la región a través de golpes parlamentarios”.

En este sentido, citó los casos de Dilma Rousseff, en Brasil; Fernando Lugo, en Paraguay; y de Manuel Zelaya en Honduras, caso que, en su opinión sirvió de “ensayo” para lo que desde la Copppal se entiende como “un golpe de Estado”.

Asimismo, criticó que la Organización de Estados Americanos (OEA), que el sábado emitió un informe instando a una nueva cita con las urnas en Bolivia por las dudas sobre la fiabilidad del proceso electoral del 20 de octubre, “ha guardado silencio en casos similares o peores (al boliviano), como el de Honduras”.

“Entendemos que hay que volver al orden democrático e institucional“, ya sea mediante una segunda vuelta electoral o mediante la repetición de los comicios, “eso es lo democrático”, dijo el líder de la entidad.

“Condenamos la violencia con la que han transcurrido los últimos días en Bolivia, así como la humillación a las autoridades nacionales”, señala un comunicado de la Copppal, que resalta la “necesidad de una América Latina unida para enfrentar los desafíos comunes y defender las conquistas sociales alcanzadas en los últimos años”.

La renuncia del primer presidente indígena de Bolivia, que ha permanecido casi 14 años en el poder, fue precipitada por las violentas protestas desencadenadas por las denuncias de fraude en las elecciones y horas después de haber convocado otros comicios, como recomendó la OEA.

Al menos tres personas han muerto y 421 han resultado heridas desde que comenzaron las protestas en enfrentamientos entre partidarios y detractores del mandatario Morales, según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

Morales confirmó su dimisión en un video dirigido a los ciudadanos desde un lugar sin determinar y tras la renuncia de la mayoría de su Gobierno, lo que ha provocado críticas y acusaciones de golpe de Estado por parte de varios Gobiernos y políticos latinoamericanos afines a su mandato, mientras la oposición celebra la salida del mandatario.

Con información de EFE y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here