Guasave,Sin.- Entre lágrimas, recuerdos pero sobre todo coraje e impotencia,  está tarde se conformó un grupo de búsqueda de las Rastreadoras de El Fuerte con extensión en Guasave.

Fue en la Colonia Ángel Flores entre la Iglesia de Guadalupe y la biblioteca municipal, en medio de una techumbre donde se reunió un grupo de mujeres con la líder de este colectivo Mirna Nereida Medina Quiñonez, quienes tristemente narraron cómo se llevaron a sus hijos y hermanos.

Lo más lamentable de estas privaciones ilegales de la libertad es nuevamente la presencia de corporaciones policiacas en estos hechos.

Los casos de “levantones” que se expusieron son alarmantes desde el 2010 a la fecha ahí en la región del Petatlán.

En más de dos casos que se expusieron en esa primer reunión, señalaron a elementos de la Policía municipal y de la entonces ministerial del estado, los responsables de detenerlos y desaparecerlos pues estos jóvenes nunca fueron puestos a disposición de las mismas autoridades.

Las afectadas principalmente madres de familia, contaron a la líder de este colectivo que en su momento pusieron queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos sobre la participación de policías en estos hechos, sin que hasta la fecha sepan qué pasó con ellos como servidores públicos menos de sus familiares desaparecidos.

En otros casos ni denuncia ante la fiscalía pusieron por temor a represalias tanto de la autoridad y delincuencia que opera en Guasave .

Se expuso el caso de un menor de 17 años hijo de una maestra quien fue privado de la libertad en compañía de otro joven,  ambos estudiantes de preparatoria quienes aún portaban el uniforme de la institución.

Medina Quiñónez, lamentó que las cifras de desaparecidos aumenten en la zona norte y lo que más duele es la participación de un elemento policiaco.

Se realizará un banco de datos de esa región para apoyar con las gestiones para la elaboración de las denuncias y pruebas de ADN en los casos de las familias que a un no realzan este trámite.

La líder del colectivo explicó que realizarán una búsqueda por mes en esa zona y sus alrededores comenzando el próximo domingo 16 de diciembre.

Será una mujer y un hombre quienes en distintos casos tienen a sus hijos desaparecidos los responsables de ese nuevo enlace, al que han llamado un brazo más de las Rastreadoras de El Fuerte.

La esperanza de que aparezcan con vida es latente pero si lamentablemente las condiciones son adversas será un consuelo pues mejor eso que la incertidumbre de no saber nada de ellos, coincidieron las afligidas mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here