Ciudad de México.- Las armas de fuego originarias de Estados Unidos nutren al crimen organizado y conforman el 70 por ciento del armamento decomisado en México, por lo que combatir este problema es prioridad, aseguró la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La magnitud del problema, que se agravó desde 2004 cuando se suspendió la restricción para la fabricación, transferencia y posesión de armas semiautomáticas para uso civil, derivó en el planteamiento al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, para llevar a cabo operaciones que frenen el tráfico ilegal de armas hacia territorio mexicano.

La Cancillería mexicana aseguró por medio de una nota informativa que, de acuerdo con distintas estimaciones, cada año se trafican a México desde Estados Unidos más de 200 mil armas de fuego, el traslado se facilita por la diferencia de legislaciones en armas de ambos países.

“Las víctimas de armas de fuego traficadas desde Estados Unidos se cuentan por miles. En 1997, únicamente el 15 por ciento de los homicidios dolosos se cometían con armas de fuego. El porcentaje de asesinatos dolosos en los que se utilizó armas de fuego fue creciendo paulatinamente. Desde 2012, ha crecido año con año hasta ubicarse en los niveles actuales cercanos al 70 por ciento“, aseveró la SRE.

Además, en 2018 se encontró que las armas fueron empleadas en el asesinato doloso de 20 mil 082 personas y para lesionar intencionalmente a otras 10 mil 497 personas más, mientras que la primera mitad de 2019 sumaron 10 mil 274 homicidios y 5 mil 633 lesiones dolosas en las que se usaron armas de fuego.

Relaciones Exteriores indicó que se ha encontrado que las armas traficadas provienen de la venta de arsenales en bazares de armas, en donde no se necesita la verificación de antecedentes penales a los compradores debido a lagunas legales.

Una segunda forma de adquirir el armamento es en los negocios, en los que a pesar de que se verifican los antecedentes criminales, los traficantes emplean a “compradores de paja” para poder hacer las adquisiciones.

Otro método de obtener las armas es robándolo directamente de armerías o a propietarios legales.

La SRE aseguró que solamente en 2016 se robaron mil 114 armas en Georgia, 930 en Texas y 690 en California, de las cuales un porcentaje se empleó en crímenes cometidos en México.

Señaló que el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF) confirman que la mayoría del armamento decomisado por las autoridades mexicanas tienen su fuente en EE.UU.

“Entre los años fiscales 2012 y 2017, las autoridades mexicanas decomisaron y enviaron a la ATF para su verificación un total de 98 mil 654 armas, de las cuales 69 mil 140, es decir, un 70 por ciento fueron rastreadas con origen (manufactura o importación legal) en Estados Unidos”, explicó.

De igual manera, destacó que casi la mitad del armamento traficado desde Estados Unidos y asegurado en México son rifles de asalto calibre 7.62 y 5.56 mm. Además, se ha identificado que la mayoría de las armas involucradas en la comisión de delitos vienen de Texas.

Con información de Milenio y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here