Ciudad de México.- En una sesión de ultima hora sobre la crisis de los migrantes en Tijuana, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador e integrantes de su gabinete designado en áreas de seguridad y relaciones internacionales, coincidieron en señalar que debe cambiar la política migratoria mexicana “que es muy restrictiva”.

Así lo expresó Marcelo Ebrard Casaubón, futuro canciller mexicano, al salir de la oficina de la transición al precisar que a partir del próximo 1º de diciembre se buscará “que pueda haber respeto a los derechos humanos, a las causas que son legítimas, pero también respeto a las normas. Ojalá que lo podamos lograr, estoy confiado en que lo vamos a lograr a partir de diciembre”.

Ante las advertencias del gobierno de los Estados Unidos de abrir fuego ante cualquier intento de penetración forzada por parte de los migrantes, Ebrard Casaubón manifestó que Donald Trump pide “que se queden en sus países y buena parte de eso se puede lograr con el desarrollo. Es lo que pensamos nosotros, como se planteó en la carta que mandó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador a Trump. Buscamos que la gente no tenga que migrar por pobreza, que la gente tenga opciones en donde vive, eso es lo que nosotros quisiéramos y es lo que estamos planteando”, insistió.

“Eso va a avanzar conforme lleguemos al gobierno”, confío Ebrard al enfatizar que “la opción que nosotros debemos atender es que realmente haya desarrollo porque no hay de otra. Hay una pobreza tremenda, hay muchos problemas que tenemos que atajar y pensamos que esa es la mejor solución” con “diálogo, respeto a la ley y prudencia”

En ello coincidió la futura titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, al remarcar que al próximo gobierno le preocupan los derechos humanos “porque los migrantes son personas y como tal tienen derechos, no hay que vulnerárselos. Nosotros estamos muy preocupados por la defensa de sus derechos. En nuestro país no serán criminalizados”.

Sánchez Cordero agregó que los migrantes sin documentos “simplemente tienen un estatus de inmigrante con una falta administrativa, no es una falta penal. Tenemos que verlo desde el punto de vista humanitario”, demandó la futura responsable de la política interior del país.

“Nosotros tenemos leyes en nuestro país y mientras —los migrantes— estén aquí, están bajo nuestras leyes y éstas no los criminalizan, has de cuenta como si no tuvieras la licencia de conducir, así de fácil”, explicó Sánchez Cordero quien rechazó emitir comentario alguno sobre la manera en que han tratado a los migrantes autoridades de Baja California y de Tijuana en especial.

“Cada quien asume su responsabilidad”, finalizó.

Alfonso Durazo, el próximo titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana,llamó a las autoridades de los distintos gobiernos y a los propios integrantes de la caravana a “hacer esfuerzos de prudencia. Ni podemos promover provocaciones, ni podemos caer en provocaciones, tenemos que asumir desde una perspectiva humanitaria el problema migratorio entre ellos el de la caravana de migrantes pero también en un contexto de respeto a la legalidad de nuestro país”.

“El llamado es permanente e invariable a todas las autoridades de distintos países y de distinto orden a conducirse en un marco de prudencia de tal manera que podamos reconducir los problemas que hoy plantea para todos la caravana migrante, para los países expulsores de migrantes, para nuestro país como lugar de tránsito y para el propio gobierno norteamericano como país de destino de la caravana”, remarcó Durazo.

Alejandro Encinas, próximo subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, subrayó que bajo la gestión de López Obrador “vamos a cumplir con nuestra responsabilidad y a defender nuestra soberanía. Esperamos que esta crisis se resuelva antes de que termine esta administración, tiene la responsabilidad de atenderla de inmediato”.

Con información de MVS Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here