Los gobiernos de todo el mundo están empleando todos los recursos tecnológicos a su disposición para hacer frente a la pandemia del coronavirus/COVID-19, aunque en ocasiones esto podría violar la privacidad de los usuarios, mencionan especialistas en seguridad de la información.

Una de las afirmaciones más polémicas al respecto fue expuesta por Edward Snowden, el ex contratista de la CIA encargado de las filtraciones de la NSA, que declaró recientemente sobre la pandemia y la actitud de los gobiernos: “Cuando se aprueban medidas de emergencia, especialmente en estos días, éstas tienden a ser invasivas y duraderas. La emergencia se expandirá y, sin darnos cuenta, las autoridades han adquirido nuevas facultades sobre nosotros”, afirma Snowden.

Los expertos en seguridad de la información mencionan que las acciones de Snowden fueron fundamentales para volver la protección de datos un asunto fundamental. Actualmente aislado en Rusia, Snowden afirma que los gobiernos podrían aprovechar de la pandemia para adoptar medidas de recolección de datos y vigilancia mucho más severas, además de que las medidas podrían extenderse al tiempo posterior a la emergencia.

En esta ocasión, los gobiernos del mundo podrían estar en búsqueda de la recolección de datos biométricos, lo que podría resultar muy útil para llevar las actividades de vigilancia a otro nivel: “Los gobiernos ya tienen acceso a lo que vemos en Internet. Ahora podrían acceder a nuestro ritmo cardiaco, presión arterial, entre otros; ¿qué pasará cuando combinen esta información con la inteligencia artificial?”, cuestiona Snowden.

Por ejemplo: un hombre en E.U. mira un video de YouTube de un funcionario federal dando un discurso. Si el discurso lo hace enojar, el pulso y frecuencia cardíaca del usuario incrementarán, lo que quedará registrado en su smartphone. Empleando algoritmos y esta información biométrica, este individuo podría ser registrado en una lista de potenciales terroristas, mencionan los especialistas en seguridad de la información.

Si bien esto podría parecer una exageración, la pandemia ya ha sido aprovechada por los gobiernos de algunas partes del mundo para incrementar sus actividades de recolección de datos. China, por ejemplo, ha exigido a sus habitantes instalar una aplicación móvil que les asigna códigos que representan su estado de salud. No se conocen detalles adicionales sobre esta política, aunque se han filtrado múltiples reportes sobre esta nueva forma de recolección de datos.

Acorde al Instituto Internacional de Seguridad Cibernética (IICS), los gobiernos de todo el mundo deben garantizar que la crisis de salud actual no debe ser aprovechada para incrementar la extracción de datos de usuarios de tecnología.

Fuente : https://noticiasseguridad.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here