Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que haya abusos de poder por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), luego de que pobladores de Apango, municipio de Acajete, se enfrentaran este lunes a elementos del Ejército que resguardaban una bodega con vehículos robados.

Este martes, la Sedena informó que en los casos en los que el personal militar o de la Guardia Nacional sean objeto de una agresión, estos actuarán en su defensa legitima, “para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los Derechos Humanos”.

Durante su conferencia de prensa de este miércoles, el mandatario dijo que no se debe abusar de la fuerza, por lo que se tiene que actuar con respeto a los derechos humanos y que no suceda lo de antes que había masacres, lo que agravó el problema.

Agregó que ningún integrante del Ejército está autorizado para rematar heridos y masacrar a la gente.

Explicó que el Ejército y la Marina hacen un gran esfuerzo y actúan con gran responsabilidad y convicción para regular el uso de la fuerza y no violar los derechos humanos.

Sobre los hechos en Acajete, el presidente hizo un llamado a la gente para que no se deje llevar por quienes se dedican a robar gas y gasolinas, pues los usan como escudo.

Aseguró que los mandos de las Fuerzas Armadas están conscientes de que no deben recurrir al uso indebido de la fuerza y que deben de respetar los derechos humanos.

“Están conscientes de que no debe retomarse la política de exterminio que se siguió en los pasados gobiernos”, apuntó.

Agregó que los mandos saben que no deben caer en una provocación, y que estos se han metido en problemas por seguir ordenes de los presidentes.

“La orden es tajante, no a la represión“, afirmó el presidente.

Con información de López-Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here