El campeón vive

0
315

Antes que nada, apreciable lector, le deseamos un muy próspero año 2019, en el cual, todas sus metas y propósitos se puedan cumplir, siendo de este naciente año, uno para el recuerdo; además de agradecerle por su preferencia y seguir leyendo estas líneas, esperemos y este 2019 siga regalándonos material para escribir semana a semana.

Entrando en materia deportiva, este fin de semana se vivieron los partidos de comodín en la NFL, arrancó la postemporada del deporte de los emparrillados, y, tras un fin de semana con demasiadas emociones y con partidos que sorprendieron a más de uno, ya tenemos los cruces para las series divisionales, los cuales quedaron de la siguiente forma: Jefes – Potros y Cargadores – Patriotas en la Conferencia Americana, y, por otro lado, Águilas – Santos y Carneros – Vaqueros en la Conferencia Nacional.

JEFES – POTROS: Un resurgimiento digno de los libros de historia es el que han vivido los Potros de Indianápolis, luego de una campaña 2017 donde terminaron con marca de cuatro triunfos y doce derrotas, el equipo dirigido por Andrew Luck encontró una racha de cuatro victorias consecutivas hacia el final de la temporada, donde la más importante fue la conseguida en la semana 17 ante los Titanes de Tennessee, la cual fue de oro molido, dado que el ganador de dicho duelo avanzaba a ronda de comodines.

Atropellando a los Texanos de Houston en el duelo de comodines, los Potros están reviviendo su exitoso pasado cuando Peyton Manning era el mariscal de campo, y les regaló el Súper Tazón 41 del 2006; en el presente, un inspirado Andrew Luck encontró la llave con sus jugadores claves, Marlon Mack a la hora de acarrerar el balón, y Dontrelle Inman en el ataque aéreo.

De igual forma, una espectacular defensiva que está entrando en su nivel óptimo, sirvió para nulificar a unos Texanos que nunca encontraron la forma de hacerle daño real a los de Indiana, con un jugador en racha como Kenny Moore, los Potros pueden hacerle frente a quien sea.

Por su parte, los Jefes traen todo el envión anímico por haber terminado como líderes de la Conferencia Americana por encima de un equipo como Patriotas de Nueva Inglaterra, y con una revelación en la posición de mariscal de campo como lo es Patrick Mahomes, quien con tan solo 23 años de edad, marca la incursión de la nueva generación de mariscales en la NFL.

Fue un año redondo para los rojos, con un Kareem Hunt como una llave muy valiosa a la hora de acarrear el ovoide, los Jefes lograron completar una temporada sumamente positiva, de igual forma, la siempre garantía de Tyreek Hill como receptor, le valió a los Jefes ser el tercer mejor equipo de la NFL en materia de yardas por aire.

No obstante, el talón de Aquiles de este equipo fue la defensiva, siendo el plantel número 31 de 32 en este departamento, los Jefes pasan aceite cada vez que les toca defender, y con unos Potros que vienen con una inercia ganadora y contundente, parece que los de Kansas se quedarán en la serie divisional.

Pasan los Potros.

PATRIOTAS – CARGADORES: Un duelo que en otras épocas luciría como desigual y hasta se consideraría como un robo en favor de los Patriotas, pero en pleno 2019, las cosas lucen muy diferentes, y los Cargadores de Los Ángeles se presentan como un plantel más compacto que los siempre favoritos Patriotas.

El equipo californiano viene de pasar por sangre su victoria ante los Cuervos de Baltimore, con un Phillip Rivers experimentado, y que, en el ocaso de su carrera, busca llegar a un Súper Domingo, acompañado por los ya experimentados Keenan Allen y Antonio gates, fieles escuderos del mariscal de campo.

La dosis de juventud es la que tiene a los Cargadores en fase divisional, Mike Williams y Melvin Gordon han resultado ser un par de bujías ofensivas a pesar de estar en sus primeros años como jugadores profesionales; el talento no está peleado con la edad, y Los Ángeles lo está demostrando.

Por su parte, Nueva Inglaterra no tuvo ese paso aplastante que a todos nos tiene acostumbrados, pese a todo, quedaron como el sembrado número dos de la Conferencia Americana, y una semana extra de descanso no le viene para nada mal al mariscal Tom Brady, quien con su veteranía, agradece este tipo de ventajas que otorga el sistema de competencia.

Los Patriotas ya se encuentran en el ocaso de su nivel deportivo, varias estrellas que en sus tiempos fueron top, como el caso de Rob Gronkowski y Julian Edelman, están viniendo en declive, aunque eso no significa que ya no sean esos jugadores determinantes capaces de resolver un partido; por otro lado, recordemos que los actuales subcampeones de la NFL empiezan a jugar en serio en el mes de enero, el equipo está diseñado para los partidos matar o morir.

El propio sistema de competencia tiene a los Patriotas como local y a los Cargadores como visitantes, si no fuera por los Jefes, Los Ángeles tranquilamente hubiera terminado como líder de la Conferencia Americana, dado que terminaron con récord de 12 ganados – 4 perdidos, idéntico al de los Jefes, mientras que los Patriotas culminaron con una foja de 11-5, por lo que, al menos en el papel, Cargadores luce como favorito.

A Los Ángeles no le incomoda en lo más mínimo el jugar como visitantes, en la temporada consiguieron marca de 7 ganados y una sola derrota jugando lejos de California, por ende, no les asusta jugar en casa de Nueva Inglaterra, pese a todo lo que ello implica.

Vemos más completos a los Cargadores en esta ocasión, así que vamos con ellos.

ÁGUILAS – SANTOS: El campeón vive, Filadelfia, que hace cosa de un mes estaba eliminado de la competencia, sacó fuerzas de flaqueza y logró hilvanar cuatro victorias al hilo, las cuales, combinadas con una pequeña ayuda de los Osos de Chicago, terminaron metiéndose a postemporada por segundo año consecutivo, y, con sólidas aspiraciones de meterle un susto a cualquier equipo que se les ponga enfrente.

La historia se repite con los campeones, Carson Wentz sufrió una lesión en las vértebras que lo marginaron de la titularidad y entró al quite el Jugador Más Valioso del Súper Tazón pasado, Nick Foles, quien está teniendo un desempeño superlativo a la hora definitiva.

Las Águilas fueron verdugos del equipo que los catapultó a postemporada, los Osos de Chicago, un duelo bastante cerrado pero que la defensiva campeona supo resolver, con todo y que enfrentaron a uno de los equipos más poderosos a la ofensiva en la NFL.

Foles y la ofensiva comandada por Golden Tate y Darren Sproles hizo pasar muchos estragos a la defensa de Chicago, a eso hay que sumar la versatilidad de Josh Adams, quien sabe acarrear el balón por zonas donde abundan los cascos contrarios.

Los rivales serán los Santos de Nueva Orleans, un equipo compacto, sumamente sólido, y mundialmente conocido por tener una defensiva férrea e impasable, y a eso hay que sumarle la espectacular temporada de Drew Brees, quien, como los viejos vinos, ha elevado su calidad como mariscal conforme pasan los años.

La ofensiva de los Santos perdió a una de sus bujías como lo es Dez Bryant, pero los ofensivos Alvin Kamara y Michael Thomas han logrado solventar la ausencia de Bryant, quien llegó con demasiadas expectativas a Nueva Orleans, pero la lamentable lesión sufrida en noviembre lo tiene marginado de la acción.

La línea defensiva comandada por Marcus Williams y Alex Anzalone es una auténtica garantía para mantener a raya al equipo rival, por lo que será una dura prueba para Filadelfia, cuya ofensiva vivirá un nuevo reto en búsqueda del bicampeonato.

El partido será en Nueva Orleans, lo cual aumenta la dificultad para que las Águilas busquen la Final de Conferencia; los Santos demostraron una capacidad de enfrentar a quien sea y salir avante, más cuando juegan ante su gente, por ende, vemos complicado un milagro más con los actuales campeones.

Pasan los Santos.

CARNEROS – VAQUEROS: Un partido que luce de cierta forma desigual, los Carneros de Los Ángeles fueron uno de los mejores equipos de la NFL de la semana 1 a la 17, con un poder ofensivo temible, y una defensiva aceptable capaz de poner a raya a cualquier rival.

Los Vaqueros tuvieron un partido redondo ante los Halcones Marinos de Seattle, a pesar de que hacia el final del encuentro empezaron a comerse las uñas; por su parte, Carneros fue el sembrado número dos de la Conferencia Nacional, y fueron un equipo dominante jugando tanto de visita y como local.

En el caso de los locales, Los Ángeles cuenta en Jared Goff un mariscal confiable y sumamente eficiente, y a eso hay que sumarle el apoyo que recibe de Todd Gurley y Brandin Cooks, sus principales soportes al momento de ofender y llegar a la zona roja; por su parte, a la defensiva cuentan con el apoyo de Aqib Talib, uno de los defensivos más experimentados y eficientes en la NFL, quien tuvo grandes glorias cuando jugó con los Broncos de Denver.

Y, por su parte, en el frente de la Estrella Solitaria, el joven sensación, Dak Prescott, viene por su revancha en búsqueda de hacer historia con la organización, acompañado por su fiel escudero, Ezekiel Elliott, los Vaqueros tienen una ventana de oportunidad para taladrar la defensiva rival, y si a eso le sumamos la experiencia y presencia de Amari Cooper en el ataque aéreo, Dallas tiene argumentos para atacar a unos Carneros que pueden pasar aceite en tanto Prescott y compañía salgan en una gran noche.

Un partido complicado para Los Ángeles, si bien lucen como amplios favoritos, los Vaqueros pueden hacerles pasar problemas durante el encuentro; no obstante, vemos a los Carneros en la final de conferencia.

=0=

Así nos despedimos de momento, esperemos que los encuentros resulten en emocionantes batallas como las que vivimos el fin de semana pasado.

Nos leemos pronto.

Hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here