El deseo de superación

0
54

Dr. Antonio González González…

 ¿En dónde lo perdimos?

¿Cuándo lo hicimos?  ¿Quién nos lo quitó?

Me refiero al deseo innato de superación de los seres humanos.

Cada persona viene al mundo con el deseo de superarse, de ser mejor, de vencer las adversidades.

Llegamos a este mundo con un espíritu indomable, es por ello que cuando niños aprendimos a caminar. Cada caída fue un aprendizaje, perseveramos, los golpes no nos amilanaron y después de muchos dolores y hasta llantos, logramos erguirnos. Eso es superarse.

Educamos nuestras cuerdas bucales hasta lograr comunicarnos oralmente después de meses de balbuceos. Eso es superarse.

Y podría continuar poniendo ejemplos de la férrea voluntad del humano para superar debilidades y carencias, pero no hace falta si nos vemos en los niños. Todos tenemos contacto con alguno y vemos que, rechazando ayuda para subir una escalera, abrocharse los zapatos, llevarse la comida a la boca, se demuestran Sí poder, en fin… de esa madera estamos hechos. De madera de triunfadores.

Pero…¿en dónde torcimos el camino? ¿Cuándo nos volvimos conformistas? ¿cuándo dejamos de buscar el triunfo una y otra vez? ¿en qué momento aprendimos a declararnos derrotados?

He dicho muchas veces, y lo digo porque lo creo, que los mexicanos tenemos alma de guerreros, que sabemos superar la adversidad, que el castigo nos crece, pero…

Al parecer ese guerrero está dormido, le dimos la espalda a nuestra férrea voluntad, nos refugiamos en la espera de ayuda, en la esperanza de que algún día vendrá nuestro salvador y que nos resolverá la vida.

Compatriotas, la solución somos nosotros, cada uno de los mexicanos, no es, ni justo, ni digno, depositar esa responsabilidad en otra persona, cada uno de nosotros creamos nuestro destino, nuestro futuro, nuestra vida.

Es momento de asumir esa responsabilidad, es momento de dejar de esgrimir excusas, es momento de levantarnos y continuar la marcha, de perder los miedos, de enfrentar la vida.

Ya no es tiempo de culpar a otros de lo que hacemos o dejamos de hacer.

Basta de apiadarnos de nosotros mismos. A sacar la casta, a luchar por esta grandiosa nación.Por un México digno y unido.

Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here