Reino Unido.-Las autoridades británicas están sobre la pista del empresario británico Arron Banks, el gran promotor financiero del movimiento que busca que Reino Unido abandone la UE, por posibles delitos de financiación electoral cometidos durante la celebración del referéndum del Brexit.

Tras conocerse la noticia, Banks, benefactor del eurófobo Partido de la Independencia (UKIP), ha asegurado que confía en que la investigación de la Agencia Nacional del Crimen (NCA, en inglés) «pondrá fin a las ridículas acusaciones» lanzadas en su contra por la Comisión Electoral.

La Agencia examina las actividades de los grupos Better for the Country y Leave.EU, que promovieron el ‘sí’ en la consulta de junio de 2016 al margen de la campaña oficial, Vote Leave, organizada por políticos conservadores.

El director de financiación política de la Comisión Electoral, Bob Posner, ha explicado que se sospecha que «el dinero entregado a Better for the Country provino de fuentes no permitidas y que Banks y su colaboradora Elizabeth Bilney ocultaron las verdaderas circunstancias de la procedencia del dinero».

La Comisión Electoral cree que el empresario, que ha hecho su fortuna en el negocio de las aseguradoras, «no es la verdadera fuente de préstamos por valor de 8 millones de libras (9 millones de euros) hechos durante la campaña», en contra de lo declarado.

Posner subraya que esto «es significativo» porque al menos 2,9 millones de libras (3,3 millones de euros) se usaron para financiar la campaña del referéndum, que debía ajustarse a la normativa electoral. «Nuestra investigación ha desvelado pruebas que indican que se han cometido delitos penales», asegura.

Las transacciones financieras investigadas implican a varias empresas (entre ellas una llamada Rock Holdings Limited) ubicadas en los territorios de Gibraltar y la isla de Man, jurisdicciones autónomas dependientes del Reino Unido.

Uso indebido de datos privados de sus propios clientes

Las sospechas sobre la financiación no son las únicas que planean sobre Banks. El organismo que regula la privacidad en Reino Unido ha descubierto que parte del personal de Leave.EU tuvo acceso no autorizado a los datos personales de los clientes de la aseguradora de Banks, Eldon.

La plataforma política habría empleado esa información para enviarles publicidad electoral ilegal. Pero el delito no se habría quedado en eso: la propia Leave.EU habría aprovechado sus bases de datos de simpatizantes para enviarles, a su vez, publicidad, ofertas y descuentos de Eldon.

El entramado beneficia a ambas entidades, ligadas a Banks por intereses políticos y económicos.

En el periodo investigado se mandaron más de un millón de emails, aunque Leave.EU defiende que algunos se trataron de un error en el envío que fue notificado, algo que las autoridades niegan. Leave.EU y Eldon se enfrentan a multas de unas 135.000 libras (más de 154.000 euros).

Banks ya compareció en junio ante la comisión que investiga el supuesto uso indebido de datos y noticias falsas en la campaña del Brexit. Reconoció haberse visto tres veces con el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, pero negó que Rusia participara en la financiación de su campaña.

En mayo, la Comisión Electoral impuso una multa de 70.000 libras (79.300 euros) a Leave.EU por haber superado el límite de gasto establecido en las semanas previas al referéndum.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here