Los Ángeles.- Todo era risa y diversión hasta que Sandra Oh, la conductora de los Golden Globes junto a Andy Samberg, pronunció unas breves, pero concisas palabras sobre el cambio en el mundo y Hollywood.

Durante la apertura de la ceremonia, tanto Oh como Samberg hicieron algunos chistes a los asistentes como a Jim Carrey, a quien lo mandaron a la parte de atrás del recinto, pues él no pertenecía al grupo de cine, sino televisión.

Después de las risas, la actriz de la serie Killing Eve hizo a un lado las burlas para hablar seriamente.

«Quise estar aquí para ver a la audiencia y ser testigo del cambio», pronunció Oh mientras contenía las lágrimas.

«No me engaño, el próximo año podría ser alguien diferente y lo será. Pero ahora, es real», finalizó Oh mientras se escuchaban los aplausos.

Las palabras de Oh tienen gran relevancia, pues ella es la primera actriz de ascendencia asiática que conduce los Golden Globes, y por si fuera poco, quiso eliminar los comentarios políticos porque su objetivo era que el público se diera cuenta de los cambios que hay en Hollywood.

«¿Cuánta gente vio Black Panther y Crazy Rich Asians?», le dijo a The Hollywood Reporter a principios de enero. «Eso cambia la cosas. Habló por mi comunidad, el público lloró con Crazy Rich Asians, y no fue solo porque es una gran comedia romántica, es porque te ves reflejado en la pantalla y eso emociona porque no sabías la carga emocional que tenías acumulada».

Con información de Excélsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here