Mazatlán, Sin.- Para no afectar la economía del puerto, el alcalde de Mazatlán Luis Guillermo Benítez Torres aseguró que no cerrarán ni bares, ni antros, ni cines, ni gimnasios ni los lugares con mayor aglomeración de personas pese a que México entró en la fase 2 del COVID-19.
El presidente aseguró que Mazatlán, por ser un destino turístico no tiene que quedar dentro del mismo “saco” de los otros municipios de la entidad, porque detener en su totalidad la actividad de los negocios generaría una verdadera crisis en la localidad.
“Mazatlán no puede estar dentro del mismo saco de otros municipios, tenemos que tomar medidas diferentes, restrictivas sí, que tiene costo”.
Dijo que algunos van a laborar al 60 por ciento otros al 50 y si es necesario que se aumente la cifra, pues se va hacer, pues se necesita que tenga ingreso para fomentar la economía de Mazatlán.
Benítez Torres señaló que se tomarán en cuenta las recomendaciones giradas a todo el estado pero que primero tendrá que llevar a cabo una decisión en conjunto con el sector empresarial y hasta ese momento se dará a conocer si los negocios cierran.
“No podemos comparar a Mazatlán con Culiacán, ni Mazatlán con Guasave, menos con Navolato y otros municipios, si nosotros cerramos los restaurantes en Mazatlán, y si Culiacán cierra, pues la afectación es real porque aquí la percepción económica es turístico, y aquí si nos afectaría, pero en Culiacán no tanto”, dijo.
También precisó que no se tiene contemplado cerrar las playas como medida precautoria porque, aseguró, ahí es donde hay menos probabilidad de un contagio, incluso para el periodo vacacional de Semana Santa se espera que llegue turismo porque el sector hotelero registra buenos niveles de reservaciones, pero habrá restricciones.
El alcalde no acudió a la capital del estado a una reunión urgente que convocó el gobernador de Sinaloa por el tema del COVID-19, porque viajó a la Ciudad de México para gestionar más recursos para Mazatlán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here