Guasave, Sin.- El paro laboral de trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento de Guasave que inició desde las 07:00 horas concluyó con acciones de la autoridad que se presentó con la fuerza pública para presionar al personal que se encontraba en el Taller Municipal y que a decir del secretario del Ayuntamiento, José Luis Guerrero, fue para rescatar el establecimiento del gobierno municipal.

“Está secuestrado por el líder sindical Alejandro Pimentel. Ya no se va a permitir que acciones como esta se registren en contra del gobierno municipal”, dijo el secretario de la comuna, quien junto al oficial mayor Jorge Humberto Hernández y el director jurídico Julio Iván Villicaña, además de asesores se hizo presente para levantar un acta ya que el inmueble estaba prácticamente secuestrado.

El dirigente sindical señaló que con las actitudes de las autoridades municipales había un tácito rompimiento pues “aquí no se trata de saber quiénes tiene más huevos, si los tiene el líder del sindicato o el secretario del Ayuntamiento, que pues son huevos muy diferentes esos, ¿no?”.

Una larga jornada

Primero inició el paro con los reclamos de los sindicalizados quienes acusan falta de comunicación y el reclamo del pago de la actualización salarial, luego la postura del tesorero del Ayuntamiento, quien dijo que por el momento no había recursos.

El funcionario hemos dado muestras palpables de querer transitar con el sindicato y cuestionó el hecho de que el sindicato no fue tan exigente con la administración anterior.
“Nos extraña que la exigencia que tienen hoy con nosotros”, dijo.

El tesorero acusó que detrás de las protestas hay un evidente tinte político que pudiera ser atribuible a las fuerzas que fueron derrotadas en la pasada elección.

Adelantó que se va a proceder conforme al propio contrato colectivo de trabajo, se va a levantar el acta correspondiente a todo el trabajador que no esté en el área laboral.

La respuesta de Pimentel

Luego de las declaraciones del secretario de la comuna y del operativo que se realizó para abrir las instalaciones del taller, Pimentel Medina indicó que el taller era de los trabajadores e hizo referencia a que la puerta que abrieron las autoridades y que permanecía cerrada, era donde estaba la chatarra, los instrumentos.

“Esto no es huelga, es un paro, una manifestación”, dijo.

Y luego afirmó que no se trata de ceder o no ceder, pues les mintieron y que si así lo deseaban se podían ir a los tribunales.

Fue enfático al decir que los del secretario y los de él “son huevos muy diferentes esos. No es posible que vengan con la fuerza pública a atemorizarnos. Miedo sí tengo, pero cobarde no soy, les contestaremos con las mismas respuestas de ellos”, comentó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here