El gobierno de Estados Unidos entró este sábado en una parálisis parcial a falta de un acuerdo entre el Congreso y la Casa Blanca sobre el financiamiento del muro en la frontera con México que el presidente Donald Trump quiere levantar para frenar la inmigración.

A partir del primer minuto del sábado algunas agencias del gobierno federal debieron cerrar y cientos de miles de empleados se verán obligados a estar en licencia sin goce de sueldo y otros deberán trabajar sin paga.

Para evitar el temido “shutdown” era necesario que las dos cámaras del Congreso y la Casa Blanca llegaran a un pacto, pero pese a los esfuerzos no se allanó un acuerdo sobre el muro; una de las principales promesas de campaña de Trump y para el cual precisa unos 5 mil millones de dólares.

El Senado y la Cámara de Representantes tienen previsto retomar sus deliberaciones este sábado a mediodía.

Casi el 75 por ciento del gobierno, incluyendo las fuerzas armadas y departamento de Salud, están totalmente financiadas por lo que funcionarán normalmente. El bloqueo alcanza al restante 25 por ciento de los organismos federales, lo que podría afectar hasta 800 mil empleados.

Si bien los servicios de seguridad se mantendrán operativos, los efectos de la pugna presupuestal y la incertidumbre que genera desataron vientos de caos en Washington, todavía estremecida por la renuncia del secretario de Defensa, Jim Mattis.

Wall Street cerró su peor semana en 10 años y sufrió fuertes pérdidas el viernes.

La mayoría de los empleados de la NASA deberán permanecer en sus casas como también quienes trabajan en el Departamento de Comercio y muchos funcionarios del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Los parques nacionales abrirán al público pero la mayoría del personal no podrá trabajar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here