El Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado entregó 2 mil millones de pesos a la Lotería Nacional (Lotenal) para pagar los 100 premios de 20 millones en efectivo de la rifa del avión presidencial de este 15 de septiembre, justificándolo como “gastos de salud”, es decir, una política prioritaria.

La entrega de los recursos fue una decisión del Gabinete Social de la Presidencia, presidido por el presidente Andrés Manuel López Obrador en una sesión del pasado 13 de agosto.

De acuerdo con fuentes del Gobierno Federal, dicha entrega fue justificada como gastos en salud, toda vez que las ganancias de la rifa del avión presidencial TP01 Boeing 787-8 serían destinadas a hospitales del país.

Los recursos estaban en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, como parte de decomisos o recuperaciones en procedimientos penales y el Gabinete Social de la Presidencia es el encargado de decidir en qué se gasta.

Dicha figura fue creada como parte de las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal en agosto de 2019 y enero de 2020 y está presidido por el Presidente, y los titulares de la Secretaría de Bienestar, Gobernación, Hacienda, Educación, Salud, del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, el IMSS, ISSSTE, DIF y la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Se trata de una instancia colegiada de “formulación y coordinación de la asignación y transferencia de los bienes  asegurados y decomisados en los procedimientos penales federales”, según el artículo 44 bis, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

En el reglamento de dicha ley, publicada en mayo de este año, se establece que los bienes asegurados deben ser “utilizados para el servicio público, programas sociales u otras políticas públicas prioritarias”.

Ello permitió la entrega de recursos a la Lotenal para entregar los premios en efectivo del sorteo de este 15 de septiembre.

En un inicio, el premio mayor del sorteo era el avión presidencial luego que no pudo ser vendido durante 19 meses de intentarlo en Estados Unidos, pero ganarlo significaba gasto en el mantenimiento y estacionamiento el presidente decidió que sería mejor se rifaría su costo, y por lo tanto, serían 100 premios de 20 millones cada uno.

La venta de los boletos de 500 pesos cada uno significaría recuperar 2 mil millones de pesos que serían destinados a los hospitales del país. Sin embargo, de los 6 millones de cachitos que se esperaba vender, sólo se vendió 69%.

Según el presidente López Obrador, 3 millones de cachitos fueron comprados por empresarios en febrero pasado, luego de una cena que tuvo con ellos en Palacio Nacional.

El resto serían adquiridos por el público, pero en los últimos días, dependencias de gobierno también distribuyeron boletos, como el INSABI, que entregó un millón de cachitos a casi mil hospitales públicos de todo el país que atienden Covid-19, según informó Juan Ferrer, titular del Insabi.

Dijo que los recursos fueron otorgados por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado y si  algún hospital resulta ganador, el premio de 20 millones de pesos deberá utilizarse para complementar las necesidades de infraestructura, equipamiento o insumos médicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here