Estados Unidos.- La activista por el medio ambiente, Greta Thunberg, fue nombrada ‘persona del año‘ por parte de la Revista Time.

“No podemos seguir viviendo como si no hubiera un mañana, porque hay un mañana”, sentenció la joven de 16 años de edad en su viaje a Lisboa a bordo del velero La Vagabonde.

Su trayecto hacia la Cumbre del Clima de Madrid (COP25) fue seguido por Time.

El motivo que llevó a la revista a nombrar ‘persona del año’ a Greta Thunberg es el importante movimiento a favor del medio ambiente que ha creado.

Desde agosto de 2018 pasó cada día frente al Parlamento de su natal Suecia para exigir acciones contra la crisis climática.

Su tradicional cartel ‘Skolstrejk för klimatet‘ (School Strike for Climate / Golpe Escolar por el Clima), acaparó los reflectores hasta llevarla ante los jefes de Estado de la ONU, el papa Francisco, el presidente estadounidense Donald Trump y a que el 20 de septiembre de 2019 se realizara la mayor huelga climática del mundo.

“Ella ha ofrecido una llamada moral a aquellos que están dispuestos a actuar, y ha avergonzado a los que no lo están”, señaló la Revista Time sobre la activista por el clima.

Entre los logros de Thunberg destaca que Reino Unido aprobara una ley que exige que el país elimine su huella de carbono, así como dirigir la atención a las injusticias ambientales reclamadas por indígenas.

Para Time, el que la joven tenga el síndrome de Asperger, lo que significa que no opera en el mismo registro emocional que el resto de las personas, la ha ayudado a hacerla una sensación global.

“Donde otros hablan el lenguaje de la esperanza, Thunberg repite la ciencia inexpugnable: los océanos se levantarán. Las ciudades se inundarán. Millones de personas sufrirán”, criticó.

El interés por la crisis climática de Greta nació cuando tenía 11 años; estaba en la Primaria cuando una de sus profesoras mostró a su clase un video con osos polares hambrientos, clima extremos e inundaciones; explicó que ello se debía al cambio climático.

Aunque sus compañeros se entristecieron en el momento, pudieron seguir adelante, pero Greta Thunberg no. Cayó en depresión, dejó de hablar y comer casi por completo, lo que casi la lleva a ser internada.

“No podría entender cómo podía existir eso esa amenaza y sin embargo no la priorizábamos. Tal vez estaba negado como ‘eso no puede estar sucediendo, porque si eso sucediera, los políticos se encargarían de eso’”, dijo a Time.

Al darse cuenta de que el interés de su hija por el medio ambiente se intensificaba, sus padres la apoyaron cambiando sus hábitos: dejaron de comer carne, instalaron paneles solares, cultivaron sus propios vegetales y dejaron de viajar en avión, entre otras cosas.

“Lo hicimos para hacerla feliz y devolverla a la vida”, contó el padre de la joven, Svante Thunberg. Fue así que ella volvió a comer y a hablar.

Uno de sus discursos más recordados es el que pronunció en la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU en Polonia:

“Dices que amas a tus hijos por encima de todo, y sin embargo, estás robando su futuro frente a sus propios ojos”.

En la Cumbre de Acción Climática de Nueva York reclamó:

“Me han robado mi infancia y mis sueños con sus palabras vacías, pero aun así soy de las más afortunadas. La gente está sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al borde de una extinción masiva y de lo único que les interesa hablar es de dinero y de un cuento de hadas en el que existe un eterno crecimiento económico. ¿Cómo se atreven?”

Hay por lo menos 10 frases influyentes sobre la labor de la joven sueca; mientras tanto, continúa su participación en la COP25 de Madrid.

Con información de Time y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here