El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que “hay vida” después de la Presidencia de México al tiempo que advirtió que cuando concluya su mandato comenzará su vida.

“Sí es cierto que hay también vida después de la presidencia y como decía la vicepresidenta, a lo mejor ahí empieza la vida, después de la presidencia. No lo sé”, indicó.

En el panel, realizado en el marco de la XXVI Cumbre Iberoamericana, el primer mandatario enfatizó que “para México ha sido muy relevante la participación del empresariado”, pues “para que haya desarrollo y progreso en una nación, un elemento clave, central, es la participación comprometida del empresariado”.

En la mesa moderada por la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, apuntó que en este desarrollo es necesaria la participación del grande, mediano, pequeño y micro empresario, “que pone su mayor apuesta, su empeño personal, sus recursos, para impulsar un proyecto productivo”.

Junto a sus homólogos de Guatemala, Jimmy Morales; Andorra, Antoni Marti; el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez; Honduras, Juan Orlando Hernández, y Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez, el presidente Peña Nieto enfatizó que esta es una condición necesaria para el éxito y desarrollo y generar bienestar en una sociedad.

“La participación del empresariado tiene que ser consistente con generar un entorno que, precisamente, propicie confianza a la inversión el empresariado”, señaló el Ejecutivo federal, quien enfatizó que para su administración fue una prioridad promover un entorno favorable que proyectara a México como un destino confiable para las inversiones nacionales y extranjeras.

Peña Nieto expuso que en México, al final de su administración, se habrá alcanzado la cifra de 360 mil millones de dólares de inversión del empresariado nacional, que se suma a los 200 mil millones logrados por primera vez, en inversión extranjera directa.

Dijo que además se alcanzó “la cifra histórica de generación de empleos”, con cuatro millones creados en seis años, lo que significa que de los poco más de 20 millones de empleos formales que tienen seguridad social, cuatro millones se generaron durante su gestión.

El Ejecutivo federal señaló que el principal reto que enfrentan los países de la región iberoamericana es cerrar las brechas de desigualdad, de acabar con “los privilegios para unos cuantos”, por lo que se deben encontrar soluciones compartidas para enfrentar estos desafíos globales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here