Honduras.- Cientos de hondureños partieron la noche del lunes de la ciudad de San Pedro Sula determinados a huir de la violencia en su país y encontrar un mejor futuro en Estados Unidos, formando una nueva caravana que Donald Trump espera que sea la “mas grande” vista hasta ahora.

“Nos vamos por falta de trabajo y por la delincuencia“, afirmó a la AFP Juan García, de 52 años, mientras caminaba a la orilla de la carretera en medio de la oscuridad y con la ropa empapada por una fuerte lluvia.

Bajo un aguacero, más de 500 hondureños, según estimaciones de periodistas, salieron de la central metropolitana de transporte de San Pedro Sula, 180 km al norte de Tegucigalpa, hacia las 19:00 h locales.

De esa terminal salió la primera caravana de unos 2 mil hondureños el pasado 13 de octubre y una segunda con un número menor partió cuatro días después desde la zona sur del país. Luego otras salieron de El Salvador y Guatemala.

Alrededor de 13 mil hondureños han partido en estas caravanas, de los cuales 7.270 han retornado a su país, según la cancillería. Once hondureños han muerto, el último un joven de 23 años que se separó del grupo y fue arrollado por un tren en México.

En redes sociales, personas anónimas convocaron en un afiche a la “Caravana migrante 15 de enero” saliendo de la terminal de la segunda ciudad de Honduras. Pero algunos de los que empezaron a concentrarse en horas de la tarde del lunes, no esperaron a que amaneciera y salieron sin consultar a nadie.

“Buscamos refugio. En Honduras nos matan”, decía el afiche escrito con letras rojas y negras.

Pero los chances de lograr el objetivo son, como mínimo, exiguos. Según la embajada de Honduras en México, de unos 2 mil 500 hondureños que están en albergues en México, sólo el 3 por ciento tiene probabilidades de lograr asilo en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here