Siria.- La retirada de las tropas estadounidenses en Siria tendrá un impacto en el campo de batalla y mucho más allá, con amplias ramificaciones geopolíticas.

A continuación, se presentan algunos de los efectos probables de la decisión del presidente Donald Trump de retirar los 2 mil efectivos de las tropas estadounidenses en campo al anunciarse la derrota militar del grupo del Estado Islámico (EI):

Los combatientes kurdos y turcos

Entre los más alarmados por la retirada de Estados Unidos se encuentran los combatientes kurdos que forman la columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias, grupo opositor que se ha apoderado de una cuarta parte del país con el respaldo de Washington.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió esta semana “eliminar” las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, que considera vinculadas al Partido de los Trabajadores Kurdos, o PKK, la fuerza que ha librado una insurgencia dentro de Turquía desde 1984.

Turquía se había visto obligada a pisar con cautela en Siria, y cualquier daño o incidente con las tropas de EE.UU. podría provocar una crisis.

Horas después del anuncio de Trump de la retirada, Estados Unidos dijo que había aprobado la venta de un sistema de misiles Patriot por 3.5 millones de dólares para Turquía, un aliado de la OTAN, que había enfurecido a Washington al firmar un compromiso para comprar un sistema con Rusia. Sin embargo, el acuerdo depende del Congreso, que podría anularlo si opta por comprar el armamento ruso.

¿Puede volver el EI?

Los combatientes kurdos que estaban en la línea del frente ante los hombres del Estado Islámico -también conocido como ISIS- ciertamente cambiarán de enfoque si son atacados por Turquía.

Estados Unidos no ha anunciado el fin de sus acciones militares aéreas en Siria, pero confiaría en una estrategia de inteligencia significativamente menor sin tropas en el terreno.

Los críticos con la decisión de Trump señalaron que el EI surgió en Irak luego de que decidiera un retiro militar el expresidente demócrata Barack Obama, también ansioso por poner fin a una intervención extranjera iniciada por su antecesor.

Ilan Goldenberg, exdiplomático de Washington ahora en el Centro para una Nueva Seguridad de Estados Unidos, dijo que un sucesor del EI podría reaparecer de manera similar, lo que puede provocar una nueva intervención estadounidense.

“Estamos a punto de cometer exactamente el mismo error en el Medio Oriente que hemos estado cometiendo una y otra vez durante los últimos 20 años”, escribió en su cuenta de la red Twitter.

Refuerzo de Rusia e Irán

Mientras Estados Unidos se retira, Rusia e Irán, aliados del presidente de Siria, Bashar al Asad, no han dado señales de irse.

Rusia ve a Siria desde hace mucho tiempo como un activo estratégico en su búsqueda por restablecer su papel global, mientras que el estado clerical chiíta de Irán ve un imperativo religioso la lucha contra los sunitas de línea dura y la protección del presidente Al Asad, un miembro de la secta heterodoxa alauí.

Jonas Parello-Plesner, un diplomático danés activo en el Hudson Institute con sede en Washington, dijo que la acción de Trump “colocaría a Rusia de manera decisiva como el actor influyente externo en Siria“.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se comprometió rápidamente a “defendernos” en Siria, una alusión a los ataques israelíes contra objetivos de Irán y su aliado con sede en el Líbano, el grupo armado chiíta Hezbolá.

Riesgos para Europa

Si bien el Estado Islámico ha perdido prácticamente todo el territorio que había conquistado en Siria, se cree que tiene miles de simpatizantes que pueden llevar a cabo ataques en el extranjero, que a menudo se mezclan con las poblaciones locales deEuropa.

La retirada de Estados Unidos deja aislada a Francia, que todavía tiene un pequeño contingente de tropas de operaciones especiales en Siria.

El exprimer ministro belga Guy Verhofstadt dijo que una retirada de Estados Unidos sería una victoria para Rusia, Irán, Turquía, sus aliados y el régimen sirio.

“Como era de esperar, deja a los europeos más vulnerables, y muestra lo equivocado que es que no tengamos una fuerza de defensa capaz de ayudar a estabilizar nuestra vecindad inmediata”, escribió en la red Twitter, en medio de llamamientos dirigidos por Francia para crear un ejército a nivel europeo separado de la OTAN.

Efecto sobre la política estadounidense

Trump, al igual que Obama, ha pedido el fin de las intervenciones militares extranjeras a largo plazo, que son costosas y tienen un apoyo limitado del público en general.

Sin embargo, la decisión de Trump fue condenada tanto por los rivales demócratas, que dijeron que no había pensado bien en su decisión, como por los republicanos, que temían por los efectos geopolíticos.

La senadora republicana Lindsey Graham, por lo general una partidaria leal de Trump, denunció que el EI no fue derrotado totalmente y que una retirada alentaría los planes de Irán y abandonaría a los aliados kurdos.

Con información de AFP y López Dóriga Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí