LOS REELECCIONISTAS……

0
110
Por: Álvaro Aragón…
Caramba: mientras los “tanques pensantes” del rancho se quiebran la cabeza queriendo saber qué es la Cuarta Transformación y en que beneficia al pueblo de Sinaloa en el partido Movimiento de Regeneración Nacional la democracia se convirtió, paradójicamente, en la excusa perfecta para fumigar de cuajo a la democracia y todo su peso específico.

En Morena salta a la mitad del foro el grito “el partido soy yo” elevada por una minoría militante que “purificados” en la contienda del 2018 descalifican a todo opositor y a todo simpatizante o correligionario que le dispute los espacios de poder político, electoral o administrativo. Para formar parte del clan de los propietarios de Morena se tiene que ser «democrático», pero para ir por la eternidad del poder político ya no de forma violenta o interruptora, sino de manera legal, pacífica y planificada.

Vaya. La tentación por la reelección llegó a los corazones de los diputados locales y federales, alcaldes y regidores de Morena, metiéndolos en el “concierto de las ambiciones” de alta intensidad bajo el argumento de ir procesando el control político total de Sinaloa en el 2021, mostrar cohesión de poder, cuando todos se debaten en riñas intestinas, refractarios a la alternancia legislativa o administrativa.

La perpetuidad del poder adquiere, en las vísceras del partido, el status de asunto de Estado. Los morenistas aprendieron rápido que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

Exacto. Los reeleccionistas presumen la votación del 2018 de Andrés Manuel López Obrador que los arropó y los llevó a las curules locales y federales y a las alcaldías, pero no hay garantías de que los electores le refrendarán el apoyo electoral en el 2021.

En el 2018, en Sinaloa votaron 1 millón 294 mil 300 ciudadanos de un padrón de 2 millones 138 mil 197 ciudadanos registrados, lo que dio como resultado una participación del 60.5 por ciento. El 64.4 por ciento de los electores votaron a favor del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Sufragaron por él 834 mil 001 ciudadanos. Es decir, de cada 10 votantes, 6.4 respaldaron al abanderado morenista.

De esa participación, José Antonio Meade Kuribreña, de la alianza PRI-Verde-Nueva Alianza, obtuvo 234 mil 416 votos representando el 18.1 por ciento, es decir, de cada 10 votantes, solo 1.8 lo hicieron por esta alianza encabezada por el PRI.

Mientras que Ricardo Anaya Cortés, de la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, alcanzó 163 mil 956 votos, lo que representó el 12.6 por ciento, es decir, de 10 votantes, solo 1.2 lo hicieron por esta alianza.

Demontres, pues: ¿Qué han hecho los diputados locales y federales, los alcaldes y regidores con “sentimientos repetitivos” para no solamente conservar los votos del 2018 sino para merecer perpetuarse otro “tiempecito” en el poder legislativo o municipal? ¿Esos 6.4 ciudadanos de cada 10 que votaron a favor de López Obrador sufragarán de nuevo por los candidatos de Morena sin él, sin Obrador, en las boletas y con todo y las secuelas electorales del desgastante ejercicio del Poder del presidente AMLO?

Después de las elecciones del 2018, Maximiliano Ruiz, Iván Ayala Bobadilla (suplente de José Jaime Montes), Fernando García, Casimiro Zamora, Yadira Marcos, Olegaria Carrasco y Merary Villegas, en el peldaño curulesco del Poder, se declararon listos para trabajar por los sinaloenses y se comprometieron a poner a México en los primeros niveles. Diputados locales de Morena abrazaron el compromiso de servir a Sinaloa y 4 alcaldes, el de Ahome, Guillermo –Billy- Chapman; de Mazatlán, Guillermo –El Químico- Benítez; el de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro y la de Guasave, Aurelia Leal, ofrecieron marcar “la gran diferencia” entre los gobiernos del PRI y PAN y los de Morena.

Ahora, los reeleccionistas no entienden que los puede alcanzar el desgaste del gobierno de López Obrador, erosión que registra por los modos y forma de hacer gobierno, por la orientación social que imprime a sus decisiones de política económica y a sus acciones, por el grado de coherencia del Presidente con las propuestas de campaña que lo llevó al Poder y el grado de gobernabilidad o inestabilidad de todo su gobierno, sin dejar a un lado el desastre de la pandemia y los errores cometidos en materia de salud pública.

Diantres: ¿Cómo entender entonces los afanes reeleccionistas de los morenistas en comento? Sí, en el 2018 obtuvieron el triunfo colgándose de los  834 mil 001 ciudadanos que votaron por Obrador, la cifra no coincide con el padrón de 44 mil militantes de Morena en Sinaloa ni con el “encapsulamiento” del partido, cerrado con cuatro candados a la competencia interna y externa; no concuerda con la imagen de un instituto que en vez de fortalecerse vitamina el cuerpo desarticulado de diputados locales y diputados federales y de presidentes municipales de Morena, que se niegan a escuchar y atender a los pescadores, a los ejidatarios, agricultores, ganaderos, comerciantes, industriales, etc., dañados en su economía por el ejercicio de las políticas públicas de la 4T o bien por las secuelas fúnebres de la pandemia.

Los reeleccionistas son hijos del tsunami electoral lopezobradoristas, son personajes que, pese a estar desvinculados de la sociedad, fueron favorecidos por la famosa votación “5 de 5”, todo para Morena, todo para Obrador, para sepultar al PRI y al PAN, pero nada han aprendido ya que algunos beneficiarios del voto amloísta siguen siendo unos perfectos desconocidos por amplios segmentos de la sociedad sinaloense que sufragaron a ciegas, al creer en la fantasía de un cambio en los modos y formas de gobernar.

Son pues el parto del populismo, del discurso agresivo, son políticos o aprendices de políticos adiestrados en el arte de fabricar culpables, unos, y otros en el oficio de insultar o difamar, que no han logrado edificar un liderazgo que fundamente sus triunfos, sino por el contrario, generan confusión y pleitos con la promesa del desvarío y la irracionalidad en su ejercicio parlamentario o de la administración de los ayuntamientos.

Es la verdad. Tanto así que estupefactos ante tanto desmadre los “tanques pensantes” del rancho no saben aún lo que es la Cuarta Transformación….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here