Europa.- La contaminación del aire causó 412 mil muertes prematuras en 41 países de Europa en 2016, un 2 por ciento menos que el año anterior, según un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA).

En el caso de la Unión Europea (UE), la concentración de partículas al aire libre de tamaño inferior a 2.5 micras (PM2.5) provocó 374 mil muertes ese año, 17 mil menos que en 2015.

La AEMA destaca que los datos confirman que las normativas vinculantes y las medidas locales han tenido efectos positivos en la calidad del aire, y que aunque los registros pueden cambiar de año a año por las variaciones meteorológicas, la cifra es consistente con los datos desde 1990, con una reducción de medio millón de muertes.

¡Ya salió el informe de calidad del aire en Europa! La calidad del aire está mejorando, pero la contaminación persistente todavía daña la salud de las personas y la economía. Reducir la contaminación del aire en la EU evitaría muertes prematuras, mejoraría la productividad y frenaría el cambio climático.

El estudio resalta no obstante que casi todos los europeos que viven en ciudades siguen expuestos a niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Comparadas con las pautas de este organismo, las concentraciones de PM2.5 eran superiores en el 69 por ciento de las 4 mil estaciones de control en el continente; y con los valores recomendados por la UE, menos exigentes, lo eran en siete estados miembros (Bulgaria, Croacia, República Checa, Italia, Polonia, Rumanía y Eslovaquia).

La contaminación, que incluye también dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono troposférico (O3), continúa provocando daños en la salud y en la economía, en forma de mayores costes sanitarios, menor rentabilidad de la agricultura y silvicultura y menor productividad laboral.

El transporte por carretera, las plantas energéticas, la industria, la agricultura y los hogares son las principales fuentes de polución y están estrechamente vinculados a los sistemas centrales de producción y consumo, además de ser causantes de las emisiones de gases invernadero y la pérdida de diversidad.

“Europa tiene una oportunidad única de impulsar una agenda ambiciosa que encare las causas sistémicas de la presión medioambiental y la contaminación atmosférica”, señaló el director ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx.

Bruyninckx destacó los “progresos” obtenidos, pero enfatizó que es hora de acelerar los cambios en los sistemas de energía, comida y movilidad para situarse “en la trayectoria del desarrollo sostenible y un ambiente saludable”.

Con información de EFE y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here