Nuevo León.- Someterse a una cirugía siempre es riesgoso, aún si la más simple.  No sólo por los efectos secundarios y anestesia también por las negligencias médicas.

Recientemente se dio a conocer que Karla Karina Galván González, de 36 años, perdió la vida recientemente después de haberse sometido a una liposucción en Nuevo León.

Como ha pasado en muchos casos similares, el médico no tenía licencia para operar.

De acuerdo con información revelada, la intervención se realizó el 14 de mayo en la clínica Esbelt Center, ubicado en la colonia Colinas de San Jerónimo.

Tras la cirugía la paciente fue dada de alta y se retiró a su hogar.

En su domicilio la mujer comenzó a presentar rigidez en las manos y otras complicaciones. Al día siguiente falleció en el nosocomio.

Al realizar una investigación las autoridades encontraron que el doctor carecía de licencia de cirugía estética y reconstructiva, es pediatra.

Con información de Excélsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here