Ciudad de México.- El robo de combustible es una fuente de financiamiento de la delincuencia organizada.

Así lo explica el documento Libro Blanco, Diseño y Aplicación de la Estrategia Integral de Salvaguardia para Petróleos Mexicanos y sus Empresas Productivas Subsidiarias del periodo 2012-2018, emitido por la Dirección Corporativa de Administración y Servicios de la paraestatal.

«Este problema tan complejo trasciende de la competencia de la empresa, Pemex ha hecho patente su compromiso para contener estas prácticas delictivas, vía el fortalecimiento de sus capacidades de prevención a través de la implementación de una estrategia integral de salvaguardia”.

El Libro Blanco destaca que la sustracción ilegal de hidrocarburos en los ductos de Pemex “le resta capacidad de recaudación y con ello se debilita la posibilidad de atender las necesidades públicas”.

Además, el Mercado Ilícito de Hidrocarburos, Petrolíferos y Petroquímicos (MIHPP) no puede explicarse sin la presencia de oferta y demanda.

Para Petróleos Mexicanos, el robo de combustible “es un flagelo que se ha convertido en un tema de seguridad nacional”.

Con información de López-Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here