Los Mochis, Sin.- Tan solo tiene cuatro años de edad y ya cuida a su familia como el hombre de la casa, al menos en esta ocasión salvó a su madre y hermanito de meses de morir quemados.

Fue en el transcurso de la media mañana,  cuando un pequeño llamado Iker jugaba en su casa cuando el olor a humo lo alertó de que algo se quemaba cerca.

Fue en ese momento que dio aviso a su progenitora de las llamas que salían a tan sólo unos metros de distancia de donde se encontraban.

La madre del pequeño de inmediato tomó en brazos a su otro hijo y salió con sus retoños a ver dónde ocurría el siniestro, llevándose tremenda sorpresa, al ser testigo que era su propia casa la que era consumida por el fuego.

El incendió del cual se desconoce cómo inició, se registró sobre la calle Plata número 885 de la Privada Toscana, en la ciudad de Los Mochis.

Tras pedir el apoyo al número de emergencias 911 llegaron elementos de bomberos, quien tras combatir el fuego, que ya había consumido las pertenencias de la familia y toda la vivienda confirmaron que los daños eran totales .

A pesar de la tristeza que la embargaba por haber perdido todo y quedarse sin vivienda, la madre de Iker daba gracias a Dios por salvar la vida de sus dos hijos,  gracias al pequeño de cuatro años que el día de hoy se convirtió en su gran héroe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here