Ciudad de México.- Gerardo García Benavente, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), externó la preocupación por las expresiones xenófobas y racistas contra los migrantes centroamericanos que se encuentran en el país.

En entrevista para Joaquín López-Dóriga en Grupo Fórmula, el funcionario explicó que la intención es terminar con la grave situación de discriminación que se ha vivido durante los últimos días.

Por ello, detalló que el INM recurrió al arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno Barrón, para que interceda por los migrantes ante las manifestaciones de la población local.

Actualmente, se tiene registro de dos mil 995 centroamericanos en Mexicali y dos mil 610 en Tijuana. No obstante, hay otros cinco mil 605 en el resto del estado de Baja California; 514 en la Ciudad de México; 200 en tránsito hacia Sinaloa, entidad donde hay 631 más; 234 en Sonora; 590 en el norte del país y otros 414 en tránsito hacia Tijuana.

Asimismo, el INM también se reunió con el gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, y el alcalde de Tijuana, José Manuel Gastélum, para gestionar el apoyo a fin de que se pueda proveer de ayuda humanitaria a los centroamericanos.

La ayuda consta principalmente de toneladas de comida y kits de limpieza.

El funcionario también detalló que por la frontera sur con Guatemala entró una quinta caravana de más de 200 personas, de las cuales 150 se han acercado a las autoridades para regularizar su condición migratoria, siendo 23 ya regularizados.

Del total de los centroamericanos que han ingresado a México, tres mil 230 cuentan ya con la condición de refugiado y poco más de 500 solicitaron la repatriación a sus lugares de origen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here