Dinamarca.- El gobierno de coalición de centro derecha de Dinamarca, apoyado por el partido de ultra derecha del partido Popular Danés, propuso aislar a los migrantes a los que se les ha negado asilo en ese país y no puedan regresar a su país de origen.

Se trata de un movimiento que comenzará en 2021 en el que los migrantes serán enviados a una cárcel en desuso ubicada en la isla de Lindholm que cuenta con siete hectáreas y en donde al menos 125 extranjeros serán, tentativamente, recluidos.

Aunque todavía falta la aprobación del parlamento danés, la propuesta ya fue incluida en el presupuesto de 2019.

Será ese mismo año cuando inicie la adecuación de la isla para recibir a los migrantes puesto que ahora hay algunos residentes fijos y la cárcel se utilizaba como un laboratorio de investigación de la Universidad Técnica de Dinamarca.

De convertirse en realidad, Lindholm se convertirá en la residencia de 125 exconvictos extranjeros y de todos aquellos migrantes cuyas solicitudes de asilo han sido rechazadas o de quienes hayan sido condenados por delitos penales, relacionados con drogas y armas.

Las autoridades han asegurado que todos ellos no se encontrarán detenidos pero que contarán con presencia policial en el territorio.

Esta idea no es novedosa ya que el país cuenta con dos centros de este tipo uno en la península de Jutlandia y otro en Copenhague, sin embargo, Lindholm llama la atención por ser una isla, lo que implicaría que sus habitantes estarían completamente segregados.

Con información de El País y López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here