Ciudad de México.- La Secretaria de Fomento Turístico de Yucatán, Michelle Fridman Hirsh, confirmó que la que la XVII edición de la Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz se realizará en esta entidad del sureste mexicano del 19 al 22 de septiembre, con la asistencia de por lo menos 20 hombres y mujeres ganadores de ese premio.

En entrevista con Yuriria Sierra, para Grupo Imagen, la funcionaria explicó que la Cumbre se realiza desde hace 20 años por iniciativa de Mijail Gorvachov, con la idea que hombres y mujeres que han cambiado la historia del mundo dialoguen sobre temas coyunturales, como la equidad y los derechos humanos.

También participarán en esta décima sexta edición de la Cumbre gobiernos, academias, organizaciones no gubernamentales, con la presencia de medios nacionales e internacionales, dijo Fridman Hirsh, y de esta manera Yucatán, la entidad más segura del país, podrá ser sede de un mensaje de gran esperanza para México, porque anhelamos la paz, y desde una ciudad como Mérida para que podamos decir que sí se puede, que sí podemos construir mejores entornos.

Estamos hablando de la paz, dijo la Secretaria de Fomento Turístico, que concierne a todos, al gobierno, organismos civiles, sociedad, y podremos en la Cumbre platicar con los Premios Nobel, para que quede un legado de paz, en un lugar inmejorable, con una sociedad como la yucateca que es ejemplar en muchas prácticas, como el respeto, la amabilidad.

Sobre los invitados, dijo la funcionaria que estos son convocados por el Secretariado de Premios Nobel y de hoy a septiembre estará “destapando” a quienes ya confirmaron su asistencia, así como los temas que tratarán en la Cumbre. Entre los que podrían confirmar su participación están Rigoberta Menchú, el Dalai Lama, Juan Manuel Santos, Jimmy Carter y Mijaíl Gorbachov.

Destacó el carácter de los premiados, porque “recibieron el máximo reconocimiento a que un hombre y una mujer vivos pueden aspirar”. Un Nobel “ya es mucho, es un transformador social”, por eso es importante que sean 20 premiados, además de que se podrían dar reconocimientos durante la cumbre, como sucedió con el cantante Bono en una de las ediciones anteriores.

De las razones por las que se eligió a Yucatán para sede de la Cumbre, Michelle Fridman dijo que fue un proceso muy enriquecedor, porque normalmente las ciudades que aspiran a ser sede pasan muchos años antes de lograrlo.

En esta ocasión, el Secretariado de la Cumbre no tenía sede, ya que se perdió la posibilidad de que fuera Argentina. Y los requerimientos para que se defina una sede, dijo es que “coyunturalmente estén ocurriendo cosas que queramos resolver y que exista también voluntad de hacerlo.

Por otro lado, se requiere que la ciudad tenga toda la infraestructura necesaria, turísticamente hablando, para una actividad de esta magnitud. Competimos en esta ocasión, dijo, con Singapur, Corea, Chile, y en México, a Querétaro.

Se logró la sede, dijo, luego de que “invitamos al Secretariado a conocer Yucatán, para que vieran la calidad de vida y en este entorno pudieron ver ese contraste que se requiere: que tenemos temas para discutir, que lleva años sucediendo en México, pero también que el estado es un referente de paz y buenas prácticas”. Por eso, dijo, vamos a llevar a cabo este evento.

Con información de Excélsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here