Ser líder

0
82

Por: Dr. Antonio González González…

¿Algún día tendremos un líder como ANGELA MERKEL?

El mundo la admiró y respetó siendo líder indiscutible de Alemania, y la admira y respeta hoy que abandona el puesto.

Los alemanes la despidieron con un largo aplauso nacional y no era para menos, Merkel fue una lideresa espectacular y defendió a la humanidad como nadie.

Durante sus años de gobierno, llevó al pueblo alemán a la cúspide, vivió en el mismo departamento de antes, no tuvo sirvientes y su vida fue como la de cualquier otro ciudadano.

Dirigió a su pueblo con habilidad y sinceridad, jamás, ni propios ni extraños, la acusaron de decir tonterías o falsedades. Fue apodada «La Dama del Mundo» y descrita como el equivalente a seis millones de hombres.

Durante su liderazgo, nunca hubo, en su contra, ni ataques verbales y menos físicos. Nadie la pudo acusar de nepotismo, pues ninguno de sus familiares se benefició de su cargo. jamás acusó a sus predecesores, cumplió con su misión con ejemplar entereza, con la firmeza y delicadeza que cada circunstancia reclamaba.

Respetó y fue respetada. Sin aspavientos ni reclamo de reflectores, dejó al pueblo alemán en manos de otros líderes que difícilmente llenarán el hueco de su grandeza.

Nunca habló de sus logros, los hechos y sus compatriotas lo hicieron por ella, por lo que no necesitó mucho la tribuna. Su brillo es propio y nunca necesitó opacar al del vecino u oponente para resplandecer en todo su esplendor, jamás se ocupó de buscar culpables, su esfuerzo se concentró en encontrar soluciones, por lo que maximizó su tiempo de mandato.

Angela Merkel, es la dama del mundo, como se le apoda, porque es cosmopolita, es el arquetipo de todos los que amamos a nuestra patria y deseamos ser liderados por algún compatriota nuestro con esas cualidades.

Y en México hay muchas y muchos de esa talla, descubrirlos y darnos la oportunidad de que lleguen al lugar adecuado, tal vez no sea fácil ni pronto, muchos advenedizos, obsesionados por los puestos, que viven de y para, alcanzarlos, expertos en meter zancadillas y llevar agua a su molino, lo impiden.

Pero…algún día, cuando dejemos de soñar despiertos y tengamos la entereza para enfrentar y transformar nuestra realidad, lo lograremos.

¿Será algún día? Luchemos porque sí

Por un México digno y unido.

Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here