Será de Obrador el «dedazo» para definir al candidato de Morena en Sinaloa

0
117
Dicen en el rancho ¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? En su columna de hoy, “Amnesia de Porfirio: los dedazos son del presidente, no del partido”, dedicada a la memoria del periodista Abraham García Ibarra, el columnista y analista político Carlos Ramírez, aporta datos de la ruta de cómo se van a venir y quien decidirá en Morena los “destapes” de sus candidatos a gobernadores, alcaldes, diputados federales y locales en los estados en los que en el 2021 se celebraran elecciones.
Vale el análisis, escudriñar en la columna de Ramírez para concatenarla a los hechos y acciones, al trabajo de proyección y posicionamiento que realizan en Sinaloa varios personajes de Morena en el sendero del proceso sucesorio, cuyo destino corresponde, en ese partido, al presidente Andrés Manuel López Obrador.

AMLO será el que determine quien será su candidato al gobierno de Sinaloa, “palomeará” también a los candidatos a diputados federales para mantener el Control del Poder Legislativo clave para seguir impulsando la Cuarta Transformación y, en acuerdo con él, permitirá a su candidato a gobernador que decida quienes serán los candidatos a alcaldes, síndicos procuradores y diputados locales.

El periodista Carlos Ramírez precisa que «como siempre ha ocurrido, las designaciones de candidatos a cargos decisivos de elección popular son facultad metaconstitucional del presidente de la república. Lo debería saber Porfirio (Muños Ledo), porque en 1975 fue víctima de una jugada maquiavélica del presidente Echeverría para distraer a los suspirantes y dar el albazo con el destape de José López Portillo. En sus memorias orales contadas a James Wilkie, Muñoz Ledo recuerda que hacia el final del proceso el presidente Echeverría se invitó a la casa de su precandidato y luego de un breve recorrido dijo: ‘no veo espacio para revivir comisiones’”.

Muñoz Ledo, ex dirigente nacional del PRI y ex presidente nacional del PRD pretende que la “militancia” le ofrezca el voto para asumir la dirigencia nacional de Morena, aun a sabiendas de que la decisión ya está tomada por el presidente López Obrador porque el control de este partido “es un cargo decisivo” rumbo a la elección del 2021 y la presidencial del 2024.

Carlos Ramírez describe el método usado por Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo en la designación de sus sucesores y plantea que “el estilo de López Obrador para destapar candidatos se mueve en las mismas coordenadas”.

“Cuando se había desatado la grilla para seleccionar al candidato del PRD a la jefatura de gobierno para el periodo 2006-2012 y ya el tabasqueño fuera de la administración por su precampaña presidencial, sus palabras mágicas fueron breves: ‘creo que el candidato debiera ser Marcelo’… y Marcelo fue, el mismo Marcelo que hoy le quita el sueño a Porfirio. El mensaje ha quedado claro: el poder de decisión para designar al candidato presidencial del partido en el poder es del presidente de la república…”, escribió el analista.

“Por eso Muñoz Ledo se autoengaña al suponer que el presidente de Morena le va a quitar al presidente López Obrador la facultad de poder de designar a altos cargos electorales. Si Ebrard está en el ánimo presidencial por las tareas primordiales asignadas, Muñoz Ledo ya comenzó a pelearse con Palacio Nacional aún antes de llegar a la presidencia de Morena al atacar al canciller y pedirle su renuncia. Y tampoco ha gustado en Palacio la intención de Muñoz Ledo de adelantar el 2024 en la agenda de Morena, cuando aún no se transita el 2021 y el 2022 de la revocación de mandato”, recalcó.

En síntesis, Carlos Ramírez indica que “Morena no será un verdadero partido político, sino que seguirá como un movimiento de grupos sociales”.

En Sinaloa, solo los testarudos o quienes no conocen como se procesan los “destapes” de candidatos a puestos de elección popular de alto nivel están esperando los cambios de la dirigencia nacional de Morena creyendo que su nuevo presidente será “el gran dedo” o “gran elector” cuando en realidad al puro estilo de Obrador las designaciones-imposiciones se cocinarán en Palacio Nacional. Quienes saben de política y captan las señales se mueven en el corazón del círculo del poder presidencial y le mandan lecturas de su “lealtad ciega”, pues saben que será él, López Obrador, quien designará al candidato al gobierno de Sinaloa….

El tiempo corre…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here