Tokia.-La compañía Toshiba planea despedir a siete mil empleados, derivado de una sucesión de crisis internas.

Su estrategia para sobrevivir incluye limitar los riesgos, por lo que también se liquidarían o venderían filiales.

Aunque entre abril y septiembre la firma japonesa registró un beneficio neto récord de 1.08 billones de yenes, su beneficio de explotación cayó un 81 por ciento.

De esta forma, Toshiba prevé suprimir siete mil de los 140 mil con los que cuenta, en un periodo de cinco años, reduciendo sus filiales en un 25 por ciento.

Además, pondrá en marcha un programa de compra de sus propias acciones, por un monto máximo de 700 mil millones de yenes, que afectará al 40 por ciento de los títulos en circulación.

Tras estos anuncios, su acción en la Bolsa de Tokio subió inmediatamente y acabó con una ganancia de más del 12 por ciento al cierre de la sesión.

Con información de López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here