Turquía.- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció este miércoles que lanzará en los “próximos días” en Siria una operación militar contra milicias kurdas, lo que podría tensar las relaciones entre Ankara y Washington, que apoya a los grupos kurdos.

Sería la tercera operación militar llevada a cabo por el ejército turco en el norte de Siria, donde ya intervino en 2016 y a principios de 2018 para detener el avance hacia su frontera de los grupos yihadistas del Estado Islámico y los combatientes kurdos de las Unidades de Protección Popular(YPG).

Esta milicia kurda, considerada la columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición árabe kurda que cuenta con el apoyo de Estados Unidos, es considerada como “terrorista” por Turquía, que teme la creación de un estado kurdo en su frontera.

“Nuestra operación para salvar el este del Éufrates de la organización terrorista separatista empezará en los próximos días”, aseguró el jefe del estado turco durante un discurso en el que se refirió a las zonas controladas por milicias kurdas en el norte de Siria.

Erdogan ya había declarado el 30 de octubre que Turquía estaba preparada para una ofensiva de este tipo.

El presidente turco critica con regularidad el apoyo de Washington a las YPG, eje de las FDS, que Estados Unidos apoya en la lucha contra el Estado Islámico (EI).

“Nuestro objetivo no son los soldados estadounidenses, sino los miembros de la organización terrorista activa en esta región”, afirmó Erdogan.

En respuesta, un portavoz del Pentágono, el capitán Sean Robertson, subrayó que una “acción militar unilateral […] en una zona donde podría encontrarse personal estadounidense, es muy preocupante”.

“Consideramos que una acción así es inaceptable”, añadió.

Ankara considera el YPG como el brazo sirio del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), un grupo confrontado con el ejército turco desde 1984 y que es considerado como “terrorista” por Turquía pero también por Estados Unidos y la Unión Europea.

“Proteger a los terroristas”

Aunque Erdogan no dio ningún detalle del alcance de la operación, Yussef Hammud, portavoz de Al Jaish Al Watani, una coalición de rebeldes sirios afines a Turquía, explicó que “todas las regiones estarán afectadas, desde Manbij a Tal Abyad, sin excepción” en los dos lados del Éufrates.

“Las facciones de Jaish Al Watani fueron puestas al corriente hace un tiempo”, explicó Hammud, quien añadió que había habido entrenamientos supervisados por oficiales turcos.

Las declaraciones de Erdogan se producen el día después de que Washington instalara puestos de observación para evitar confrontaciones entre el ejército turco y el YPG, pese a la oposición de Ankara.

Un portavoz del Pentágono declaró el martes que los puestos de observación fueron instalados en “la región fronteriza en el nordeste de Siria para responder a las preocupaciones de Turquía en materia de seguridad”.

“Es evidente que el objetivo de los radares y de los puestos de observación instalados por Estados Unidos no es proteger nuestro país de los terroristas, sino proteger a los terroristas de Turquía”, criticó Erdogan.

Ankara llevó a cabo en octubre ataques esporádicos contra el YPG en el norte de Siria, lo que obligó a la milicia kurda interrumpir durante diez días sus operaciones contra el EI.

La situación en la región de Manbij, en el norte de Siria, es uno de los principales motivos de discrepancias entre Estados Unidos y Turquía, al estar bajo control del YPG y contar con la presencia de soldados estadounidenses.

El miércoles, el YPG advirtió que una eventual ofensiva afectaría a la batalla contra los últimos reductos del grupo EI en la región de Hayin, cerca de la frontera iraquí.

“”Indudablemente, cualquier ataque al norte de Siria tendrá un impacto directo en la batalla de Hayin. Las fuerzas que combaten [allí] regresarán para defender sus áreas y sus familias”, declaró el portavoz de las YPG, Nuri Mahmud. En caso de operación turca, las fuerzas kurdas que combaten en Hayin regresarán para “defender sus áreas y sus familias”.

Washington y Ankara acordaron en mayo una hoja de ruta en la que preveían la retirada de las fuerzas kurdas de esta región y la creación de patrullas formadas conjuntamente por soldados estadounidenses y turcos.

Pero Ankara no para de repetir que la retirada aún no se ha producido y amenaza con una ofensiva militar en Manbij.

Con información de López Dóriga Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here