Las protestas de los “chalecos amarillos” franceses degeneraron este sábado en enfrentamientoscon la policía en París y otras ciudades, aunque fueron de menor alcance que hace una semana gracias a un despliegue policial reforzado y a casi mil 400 detenciones.

En París entraron en acción por primera vez en la historia de la ciudad los vehículos blindados de la gendarmería para apagar barricadas, en la cuarta jornada de manifestaciones de los “chalecos amarillos”, llamados así por las prendas fluorescentes que visten.

Esta ola de manifestaciones comenzó el 17 de noviembre en oposición a un aumento de los impuestos a los combustibles. El presidente Emmanuel Macron cedió anulando la medida, que formaba parte de un plan para combatir el cambio climático, y congeló los precios del gas y la electricidad durante los próximos meses.

No bastó para aplacar la ira de los chalecos amarillos, un movimiento heterogéneo y sin líder, que ahora reclaman al gobierno que baje los impuestos y suba el salario mínimo y las jubilaciones.

Este sábado por la noche, el primer ministro, Edouard Philippe, intentó rebajar la tensión y prometió que el presidente Macron “hablará y propondrá medidas para nutrir el diálogo”. “Hay que tejer de nuevo la unidad nacional”, añadió en una breve declaración retransmitida por televisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here